Empresa

Historia Rapala

Cualquiera que lo haya experimentado lo sabe. No hay nada más satisfactorio que arrimar un buen pez a la barca o a la orilla. Todo parece estar en armonía con el mundo, el aire huele más fresco, los árboles parecen más verdes y los bocadillos saben mejor.

Es la incomparable sensación de “abrazar un gran pez goteando” que Rapala ha llevado a numerosos pescadores desde hace más de 60 años.

Todo empezó con un carpintero finlandés hambriento y un cuchillo

Fue en la década de 1930, cuando un sencillo pescador observaba un fenómeno también sencillo. Los peces grandes se comen a los pequeños, sobre todo si éstos están enfermos o heridos.

Así comenzó la mayor historia de pesca jamás oída. Lauri Rapala pescaba en las aguas del lago finlandés Paijanne, remaba silenciosamente y observaba a los peces, cuando vio como un depredador hambriento se lanzaba hacia un banco de alevines y atacaba a aquel que nadaba tambaleándose ligeramente. Esto sucedía una y otra vez.

Lauri se dió cuenta de que si conseguía construir un señuelo que imitase los movimientos del pez herido, podría pescar más peces, ganar más dinero, y no perder el tiempo echando el cebo constantemente. Así Lauri se puso a trabajar, troceó, talló y pulió hasta que el señuelo comenzó a tomar forma. Empleando un cuchillo de zapatero y papel de lija, confeccionó su primer señuelo de corcho en 1936. La superficie del señuelo estaba fabricada con el plástico de las chocolatinas y la capa protectora con negativos fotográficos fundidos. Lo más importante, este señuelo imitaba perfectamente las acciones del pez herido. La leyenda cuenta que en ocasiones, con su nuevo señuelo, Lauri llegaba a atrapar 300 kilos de pescado al día y al difundirse esta noticia, creció también la reputación del señuelo. El resto, como dicen, es historia.

Ese primer señuelo fue el antepasado del señuelo que más que ningún otro, ha permitido a más pescadores experimentar la emoción de grandes capturas; el legendario Original Floating Rapala.

El movimiento que los peces no pueden resistir

Al mismo tiempo que pescadores de todo el mundo atrapaban más peces y de mayor tamaño con el señuelo de Rapala, se hizo evidente que era el movimiento tentador del cebo y su tambaleo lo que hacía picar al pez. A pesar de que los peces del mundo son muy diferentes, tanto los depredadores como los cebos actúan de manera previsible. Los grandes se alimentan de los pequeños. Es por esto que Lauri probaba cada señuelo, para asegurarse de que nadaba acorde con el movimiento genuino de un pez herido.

No era la manera más rápida de fabricar un señuelo, pero era la única forma de fabricar un Rapala. (Hasta el presente, los señuelos Rapala son ajustados a mano y probados en estanques, para que naden perfectamente nada más sacarlos de la caja.) La acción de Rapala es tan única como la huella dactilar de una persona. Una acción que ninguna otra compañía ha podido duplicar.

De esta manera, con todas las excursiones inolvidables, todas las provechosas tardes de sábado con los niños en el lago más cercano, fue así creciendo la leyenda de Rapala. Comenzó a surgir una confianza firme entre los pescadores y Rapala. Los pescadores de fin de semana se convirtieron en pescadores habituales, los padres en héroes. Más y más pescadores empezaron a utilizar un Rapala una y otra vez.

Un buen día de pesca es la madre del invento

Para millones de pescadores, el número creciente de peces trofeo atrapados en señuelos Rapala, podía medir su éxito. (Hasta el presente no hay ningún otro señuelo que haya obtenido más récords mundiales.) Debido a que nosotros en Rapala somos primeramente pescadores, sabemos no sólo lo que nuestro compañero pescador necesita, sino también aquello que le es totalmente imprescindible. Cuando el Shad Rap apareció en el mercado, caracterizado por su increíble habilidad para atrapar peces como si de fuego se tratase, se agotó en las tiendas de aparejos de todo el mundo. En Estados Unidos, los propietarios de centros de pesca y las tiendas de aparejos alquilaban Shad Raps por día e incluso por hora. (sí, así de bueno es.)

Veinte años después, es aún uno de los señuelos con más éxito. Así mismo, cuando Rapala introdujo los cuchillos Fish´n Fillet, éstos mejoraron la experiencia de pesca de millones de pescadores. Hasta entonces, los resultados del intento de filetear un pez por un pescador, no eran dignos de verse. El diseño afilado y la genuina flexibilidad del Fish´n Fillet hacía el corte en filetes más fácil, es por ésto que es todavía hoy el mejor cuchillo de pesca del mundo. Los cimientos habían sido colocados. El éxito del Original Flotante, Shad Rap, y del Fish´n Fillet fue proseguido por otros productos que llegaron hasta las cestas de aparejos y los libros de historia. Señuelos como el Magnum, el Rattlin´Rapala, el Fat Rap, el Countdown, el Husky Jerk y el Tail Dancer de producción limitada.

Los pescadores Rapala pescan el mundo

Hay una razón por la que cada vez más pescadores de todo el planeta confían en Rapala. Es una confianza que alcanza a 140 países y se confirma cada año con la venta de 20 millones de señuelos Rapala. Hablando claro, Los productos Rapala hacen mejores pescadores. Sin prisa, sin atajos, sin reclamaciones, ni improvisaciones de última hora. Son simplemente señuelos tallados minuciosamente y accesorios fundados en 60 años de experiencia. Es un legado de calidad indiscutible, apreciable en cada señuelo, cada cuchillo, cada herramienta y en cada lance de nuestros solicitados hilos de pesca. Un legado que continúa con nuevas ofertas Rapala como una amplia gama de herramientas, y más de 100 señuelos nuevos, de nuevos tamaños, nuevas acciones, nuevos acabados, nuevos colores y nuevas formas de atrapar más peces.

Comprometidos con el arte de la pesca

Miles de millones de lucios, percas, truchas, salmones, lucio percas, peces tigre y posteriormente el bass. Rapala continúa resistiendo al paso del tiempo, a pesar de los altibajos de la industria y a través de las peores épocas. Porque por encima de todo hay una verdad que permanece, “Aquello que es irresistible para los peces será irresistible para los pescadores”.

Share